Cuando se desliza Henri Etcheto

2019/12/27
Artículo de opinión escrito el 15 de noviembre en Enbata por Txetx Echeverry

Durante casi 15 años, nunca he intervenido en campañas electorales para respetar la independencia política de las estructuras en las que trabajo (en este caso, un sindicato de trabajadores) o en las que milito voluntariamente (en concreto a favor del clima y la ecología). A pesar de las numerosas y frecuentes solicitudes, nunca he expresado públicamente mi apoyo a esta o aquella lista de ningún partido, ni tampoco mi oposición a este o aquel candidato.
El artículo de "Bayonne ville ouverte", lista liderada por Henri Etcheto, en la revista municipal de Baiona me obliga a hacer una excepción. Se trata de un texto difamatorio que me apunta personalmente, pero sin tener el coraje de citarme expresamente. Responderé de modo extenso, tratando de ser lo preciso posible y abarcar todas las cuestiones.

Ataque en en toda regla

Me imagino que Henri Etcheto es el autor de este ataque. En cualquier caso, le dió su consentimiento y lo publicó bajo las siglas de "Bayonne Ville Ouverte". Afirma que el alcalde de Baiona tiene la intención unilateral de confiar un lugar histórico como el antiguo Atalante a "un conglomerado apresuradamente reunido para la ocasión bajo el liderazgo de una personalidad local conocida por mucho tiempo por su gran proximidad a JR Etchegaray ". Agrega que la intención de vincular una clientela electoral, viene a ilustrar a plena luz del día una connivencia política clandestina. También huele a despojo intelectual y moral cuando sabemos que otra estructura asociativa había presentado un primer proyecto de "tercer lugar" más exitoso, pero cuyo contenido parece haber sido recuperado y reciclado en gran parte por por el lacayo del alcalde. ¡Un techo igual para el líder de una asociación que quiere ser independiente y ejemplar en términos de transparencia y práctica democrática! (...) ".

Algunos detalles sobre los hechos:

Antes de decir aquí lo que pienso de este ataque venenoso de Henri Etcheto en mi contra, me gustaría dar algunos detalles sobre los propios hechos:

1) Sí, soy parte de la Junta Directiva de la asociación "Etxea-La Maison " que ha presentado un proyecto cultural sobre el lugar histórico del antiguo Atalante. No tengo ningún interés personal en él. Es una dinámica voluntaria. Absolutamente no tengo la intención de obtener ningún ingreso o beneficio, ni hacer mi trabajo a diferencia de las personas que dirigen la asociación Catach, que habían presentado otro proyecto para el mismo lugar. Estas personas se resintieron por el rechazo de su proyecto y han querido difundir muchos rumores, más falsos de los que Henri Etcheto retoma hoy en la revista municipal.

2) Estas personas procedieron de la misma manera que la asociación Etxea-La Maison enviando un expediente al ayuntamiento. Al igual que nosotros, fueron escuchados por un comité compuesto por varios funcionarios electos y técnicos de Baiona. Por nuestra parte, tres miembros de la junta directiva (incluido el presidente y el tesorero) representaron a nuestra asociación y nuestro proyecto durante esta audiencia. Yo no fui uno de ellos. No recibimos un acuerdo formal del ayuntamiento, sino una carta del alcalde dirigida a nuestro presidente, después de tener esta audiencia en julio pasado. Esta carta expresaba cierto interés en nuestro proyecto después de nuestra presentación y simplemente deseaba "poder continuar con el trabajo iniciado hasta la fecha, en relación con los departamentos pertinentes de la Ciudad". "

3) Los dos promotores principales del proyecto de la asociación Catach, una pareja de Baiona, se ofrecieron para reunirse conmigo después de enterarse de que yo era parte del grupo Etxea-La Maison.

Envié su propuesta a nuestro colectivo. Pero lo rechazamos por las diferencias importantes de los respectivos proyectos. Los líderes de Catach, que habían apostado fuertemente en su proyecto, a nivel personal y a profesional, están decepcionados de no ser admitidos y lo entiendo. Pero que esta decepción los lleve a calumniar y denigrar otro proyecto asociativo que siguió exactamente los mismos canales y procedimientos, me deja más perplejo en cuanto a su buena fe.

Los dos proyectos son diferentes en muchos puntos, en particular en la visión que tenemos de la gestión y programación de la sala de espectáculos, de las actividades propuestas para el uso de la taberna y en el modo de gobernanza.

Si puede haber similitudes entre los dos proyectos, pero la asociación Catach no quiso conservar, y el nuestro si, que el proyecto fuese parte de los servicios municipales. No se debe al “despojo intelectual y moral ". Nuestros dos proyectos se basan en la existencia de una sala de espectáculos (que en nuestro caso estará abierta a todos y también servirá como sala de reuniones para las asociaciones locales), un lugar para reuniones e intercambios amistosos, la taberna (que en nuestro caso también apoyará prácticas ecológicas y solidarias) y los apartamentos de arriba que servirán como espacio de trabajo compartido (o coworking). En nuestro caso, este espacio de trabajo estará disponible para las asociaciones locales y diversos eventos culturales e iniciativas para la transición ciudadana, social o ecológica.

4) La composición de las juntas directivas de las dos asociaciones también hace que los dos proyectos sean muy diferentes. La Junta de Directores de la asociación Etxea-La Maison está compuesta actualmente por 21 personas (la asociación estará abierta a todos aquellos que deseen ingresar tan pronto como tengamos un acuerdo oficial y final del municipio con respecto a nuestro proyecto. Nuestra intención será entonces especificarlo y concretarlo con la participación activa del mayor número posible de habitantes de Saint-Esprit, Bayona y Euskal Herria).
Estos 21 miembros de la Junta de Etxea-La Maison se han definido como fundadores y / o administradores en numerosas y variadas estructuras y eventos culturales y asociativos: festivales mundiales de música, jazz, rock, danza, cine, literatura; músicos, artistas, diseñadores gráficos, contadores, gerentes de empresas de Economía Social y Solidaria, líderes de asociaciones culturales, que trabajan en la transición social, solidaria, popular o ecológica, habiendo tenido que gestionar presupuestos en millones de euros o asociaciones que emplean a más de cien empleados.

5) Los valores que trasmiten y el trabajo que realizan a diario, perjudica a miles de habitantes de Baiona y Euskal Herria. Henri Etcheto, en sus pocas líneas difamatorias, los ataca poniendo en cuestión su proyecto y su afán recaudatorio, sin haberse molestado en contactar con ellos y pedirles su versión de los hechos, sin advertirles que denunciará públicamente el proyecto colectivo. Esto revela muchas cosas sobre la concepción de la vida cívica que tiene Henri Etcheto. Le preocupa especialmente la forma en que algún día podría administrar Baiona, y en esa consecuencia, la forma en que tendría que gestionar sus relaciones con el medio asociativo y cultural.

Mis relaciones con Jean-René Etchegaray y Henri Etcheto:

Hoy reacciono en mi propio nombre y de ninguna manera en nombre de esta Junta Directiva con antecedentes variados y sensibilidades plurales. Lo hago porque Henri Etcheto me ataca por mi "gran proximidad con JR Etchegaray ", incluso llamándome "lacayo del alcalde".

Tengo mucho respeto por el actual alcalde de Baiona y el presidente de la comunidad de aglomeración de Euskal Herria, Jean-René Etchegaray. También tengo mucho respeto a otros electos de esta ciudad y de este país, incluidos muchos miembros de la oposición municipal de Baiona. Conozco a Jean-René Etchegaray desde hace más de 20 años. Trabajamos juntos con Renaud d'Elissagaray, Pierre Ospital, Colette Capdevielle, Marie-Christine Aragon, Bernard Causse, Xabi larralde, Martine Bisauta y muchos otros representantes a favor de un departamento de Euskal Herria. También lo aprecié como abogado voluntario y particularmente efectivo en la defensa de Laborantza Ganbara que trabaja para la agricultura campesina, justa y sostenible y una dieta saludable y local. Asimismo, hemos trabajado codo con codo a favor de un proceso de paz integral y duradero en Euskal Herria. Todo esto me permitió comprender el humanismo y las convicciones progresistas que lo impulsan, y su decidido compromiso con su ciudad y con el Euskal Herria. Por otro lado, ¡nunca le he pedido al alcalde de Baiona ni al presidente de la Comunidad de Aglomeración de Euskal Herria, ningún servicio personal o favor especial! No más que cualquier otro ciudadano.

La estima y el respeto que tengo por Jean-René Etchegaray nunca han impedido la confrontación democrática entre nosotros. Podría citar muchos ejemplos antiguos o más recientes. Tomaré solo uno, en relación a este suceso: participé activamente en la lucha contra un proyecto multiplex que consistía en ver la luz del día en la explanada Pelletier Chaho y en absorber dentro de él el Atalante. El hecho de trabajar al mismo tiempo a favor de un departamento de Euskal Herria con Jean-René Etchegaray, no me impidió luchar fuertemente contra él, que era vicealcalde y estaba a cargo de la planificación de la ciudad. Ganamos nuestra batalla y el Atalante seguió siendo el Atalante, en su lugar de entonces. Paradójicamente, esta batalla de la época fortaleció mi estima por este funcionario electo. En el punto álgido de la confrontación, nunca nos hemos faltado el respeto a nosotros mismos ni hemos tenido ataques deshonestos. Y una vez que se cerró el caso, nunca vi a Jean-René Etchegaray albergar resentimiento contra esa movilización. Por el contrario, posteriormente mantuvo muy buenas relaciones con el nuevo proyecto de Atalante. El artículo difamatorio y agresivo de Henry Etcheto, me hace pensar que las cosas habrían sucedido de manera muy diferente si él hubiera ganado las elecciones.


Debo decir que sé poco o nada de Henri Etcheto. Es paradójico, pero en 35 años de activismo en Baiona, creo que nunca me he encontrado con este militante de PS. He trabajado en ecología, clima, migrantes, LGV, cultura, transporte, finanzas éticas o reubicación, OMG, el proceso de paz en el Euskal Herria o en diversas causas internacionales, con muchos miembros de su partido u otras formaciones de la izquierda clásica, pero nunca con él. De repente, lo conozco muy poco y solo puedo tener una idea al analizar sus palabras y su acción pública. Me da la impresión de que esta nutriendo una detestación visceral del movimiento abertzale, a pesar de todo lo que este último ha podido construir y traer a este territorio y a su población.

Me parece que Henri Etcheto ve el mundo en
blanco y negro, sin ningún sentido de matiz. Su repertorio es el de oposición frontal y sistemática, agresividad y demagogia total. Me acordaré mucho de aquella época en la que se quejaba de que Baiona se había convertido en un infierno para los que se desplazaban en coche durante los trabajos de mejora del servicio del Bus. "Todo es coche" aprovechó los problemas causados por las adaptaciones necesarias para mejorar la situación de saturación generada durante décadas.

La historia de este país recordará que Jean-René Etchegaray fue elegido alcalde de Ba
iona con 26 votos de diferencia con Henri Etcheto, y que esta elección fue decisiva para permitir la creación de la Comunidad de Aglomeración de Euskal Herria. Recordará que, con 26 votos más, Henri Etcheto habría evitado que ocurriera un evento tan decisivo. El norte de Euskal Herria todavía no tendría una existencia institucional, y habría pesado menos en un contexto (los efectos de globalización, la mega región de Nueva Aquitania, restricciones presupuestarias para las autoridades locales, etc.) cada vez más complicado para él y los municipios que lo componen.

Para concluir….

Me imagino que este odio anti-abertzal
e que anima a Henri Etcheto explica su ataque contra mí. Pero todavía me pregunto qué lo llevó a atacar a una asociación y a un proyecto que aún no ha cometido ningún error. ¿No es el interés de Baiona, Saint-Esprit o el lugar histórico de ex-Atalante?
En cuanto a mí, mi única motivación al participar en este proyecto colectivo y voluntario es asegurar que este lugar emblemático,
al que muchos baioneses tenemos un gran apego y alimenta tantos recuerdos significativos, no se convierta un lugar para " llagas " plegado sobre sí mismo y reservado para una élite cultural.
Por el contrario, queremos que sea una herramienta abierta a todos, al servicio de las culturas populares, universales y locales, de la vida y la acción cívica y de la transición social y ecológica. Cualquiera
que sea la composición de la asociación que lo gestionará mañana, espero que este sitio permanezca anclado en el espíritu que ha animado sus paredes durante tantos años.