No vamos a pedir permiso, esta lucha contra la brecha salarial es imparable

2020/03/09
Ane Zelaia, ELA Zerbitzuak (este texto recoge la intervención de Ane en el acto "Zuena zuriketa morea, borroka feminista gurea" celebrado el 6 de marzo en Donostia)

¡Buenos días, mujeres! Hoy es día de celebración, pero sobre todo día de reivindicación y lucha.

Brecha salarial

Las mujeres de nuestra federación saben mucho de lucha feminista. Incluso con la brecha salarial, por desgracia o por suerte, hemos aprendido mucho.

Nos hablan de la brecha salarial de una manera muy genérica: según los datos de Emakunde y del Gobierno Vasco la brecha salarial en la Comunidad Autónoma del País Vasco es del 24%. Normalizan la brecha y piensan: "Bueno, muchas mujeres están en sectores de baja cualificación, es normal que cobren menos". Pero en el sindicato le hemos dado una vuelta a esto. La brecha tiene poco que ver con la cualificación y mucho con el sistema capitalista y heteropatriarcal. Tradicionalmente se ha visto el salario femenino como un complemento de los maridos. Nos bastaba con trabajar unas horas y llevarnos un poco de dinero a casa.

Sector de la limpieza

Que pregunten a las mujeres del sector de la limpieza. Un ejemplo muy gráfico es lo que ocurre en este sector. Cuando normalmente hablamos de brecha, sólo tenemos estadísticas generales para poder hacer comparaciones. En este caso, sin embargo, dentro del mismo sector de limpieza existen dos subsectores: uno feminizado y otro masculinizado. La limpieza de edificios y locales lo hacen las mujeres, es un sector feminizado. La limpieza viaria, en cambio, la hacern los hombres, es un sector masculinizado. ¿Cuál es la brecha entre estos subsectores? Pues, en algunos casos, llega hasta el 80%. Es decir, en la limpieza de edificios y locales, en muchos casos, se cobra la mitad de lo que cobran los hombres, por el mero hecho de ser un sector feminizado.

Lo que tenemos que escuchar

Desde que empezamos la lucha contra la brecha hemos tenido que escuchar de todo: que es imposible, que estamos locos, que estamos manipulando a los trabajadoras con este discurso. ¿Alguien les decía a los huelguistas del Metal de Bizkaia que estaban manipulados? ¿Por qué suelen ser las trabajadoras de los sectores feminizados las que están manipuladas? ¿las que no tienen criterio propio? ¿las fáciles de manipular? ¿No somos lo suficientemente listas, lo suficientemente autónomas para darnos cuenta de nuestra propia opresión?

En la Administración

En nuestra federación hace ya algunos años que empezamos esta lucha. De momento hemos centrado más el debate en el sector público. ¿Por qué? Porque es la Administración la que tiene que ser la primera en dar ejemplo y además es directamente responsable de perpetuar este sistema discriminatorio a través de la subcontratación.

La limpieza viaria es siempre un servicio público, subcontratado en un alto porcentaje. La limpieza de edificios y locales también está subcontratada en la mayoría de las administraciones. Las condiciones en las que se lleva a cabo esta subcontratación las decide la propia administración: ayuntamientos, diputaciones, mancomunidades … son las que determinan la brecha salarial de las mujeres de esa subcontrata. Los pliegos de adjudicación habilitan a las Administraciones para revertir la situación y adoptar medidas económicas contra la brecha salarial. Lo que falta es voluntad política.

La línea política y social de la administración se acredita cuando se decide el presupuesto en un ayuntamiento, cuando se deciden las partidas para los servicios. Y ahí las diferencias de género se perpetúan. Lo único que pedimos con nuestra lucha es que pasen de las buenas palabras que dicen el 8 de marzo a los hechos.

En cualquier caso, os informamos que no excluimos ningún ámbito de lucha y negociación. A la hora de decidir qué ámbito elegir tenemos en cuenta las relaciones de fuerzas, las mayorías en los comités, el grado de afiliación en el colectivo...

Respuestas

Nadie quiere admitir que existe discriminación en su organización o empresa. Y el dato de la brecha en este sector es tan llamativo que hemos tenido que escuchar respuestas de todo tipo: "Bueno, el personal de limpieza viaria tiene que hacer frente a diversos riesgos, por eso la diferencia". Disfrutamos de este momento de la respuesta, porque ahí es donde les pillamos. A la hora de calcular la brecha salarial tenemos en cuenta los pluses de riesgo y penosidad que tienen los trabajadores de limpieza viaria. Sólo comparamos el salario base.

Cada vez que damos esa respuesta, se hace un silencio al otro lado de la mesa. Se percibe que un alcalde, un concejal, un empresario, un diputado o un funcionario le está dando miles de vueltas a la cabeza para buscar desesperadamente una razón a esa diferencia salarial, ya que en sus cabezas no es posible reconocer que no existen razones válidas. Porque nadie quiere admitir que practica la discriminación de género en su organización.

Otra respuesta habitual suele ser: "¡en limpieza viaria tenemos mujeres que cobran lo mismo que los hombres!". Claro, por eso es un sector masculinizado y no masculino. Estas situaciones y respuestas no son más que un reflejo de ideas muy interiorizadas en la sociedad. Son reacciones que hemos recibido en los Ayuntamientos de todos los colores: de derechas, de izquierdas, de coaliciones, …

Victorias

El camino hacia la victoria, sin embargo, ya está abierto. Conseguimos eliminar la brecha salarial en limpieza de la Diputación de Gipuzkoa. Las trabajadoras de la limpieza de comisarías y Juzgados de Gipuzkoa nos abrieron la puerta a la lucha, tras una dura huelga de 9 meses, disminuyendo la brecha en un 70%. Las trabajadoras de la limpieza del Ayuntamiento de Elorrio, tras 5 meses de huelga, incrementaron sus salarios y jornadas en 20%, de media. Las trabajadoras del convenio provincial de limpieza de Gipuzkoa también han comenzado a trabajar en esta dinámica: después de una jornada de huelga en diciembre convicaran una huelga de una semana a partir del 30 de marzo. Las trabajadoras de la limpieza del Ayuntamiento de Gorliz también han iniciado esta semana una huelga de dos semanas. Las trabajadores de Gizatzen, que realizan limpieza en el IMQ, también han preavisado esta semana 2 semanas de huelga, en este caso para conseguir un plan de igualdad efectivo.

Y seguiremos este camino donde podamos. Desde la federación estamos elaborando los mapas y diagnósticos de la brecha pueblo a pueblo, ciudad a ciudad, y de las victorias que he comentado, que sirven de modelo, surgirán nuevas luchas futuras: Galdakao, Basauri, Ugao, Durango, Osakidetza, Juzgados de Bizkaia, Diputación de Bizkaia, Legazpi, Zumarraga, Tolosa, Arrasate, etc.

Cierre

Si queremos romper las cadenas debemos ser conscientes de que estamos encadenadas. Las mujeres mencionadas nos han abierto el camino y los ojos. Ahora sentimos mucho las cadenas en la limpieza y nos queman. Pero tenemos que regar obligatoriamente la semilla sembrada por esas mujeres ejemplares, entre todas. Vamos a poner el alma y todos los recursos del sindicato en ello, hasta que el salario de las mujeres deje de ser un complemento del salario de los hombres, hasta que podamos ser dueñas de nuestras vidas, sin pedir limosna a nadie.

La primera parte de este camino la tendremos que recorrer solas en muchos casos. Tenemos pocos aliados en esta lucha. Pero las luchas más bonitas, las más épicas, suelen empezar así. Tenemos que multiplicar las victorias que sirven como modelo, y después vendrán necesariamente el resto de aliados. Por eso, para abrir más espacios de lucha es muy importante ganar elecciones sindicales, sindicalizar colectivos, empoderar a las trabajadoras y hacerlas visibles.

Si fuera fácil no sería una lucha. Y si no fuera por una lucha no sería revolucionario. Cambiaremos radicalmente el sistema, y nuestra arma en la guerra contra la brecha salarial será la lucha feminista de clase. Los recursos los pondrá el sindicato, seremos las mujeres las que luchemos y la victoria será para todos. No vamos a pedir permiso, esta lucha está en marcha y es imparable.